En el laboratorio con… María de los Ángeles Castro Pérez, investigadora principal del Laboratorio de Farmacología Molecular de receptores acoplados a proteínas G (GPCRs) del CIMUS

En el laboratorio con… es un espacio en donde semanalmente os presentaremos, a través de 5 preguntas, el talento y la excelencia de los investigadores de Campus Vida.

Hoy os presentamos a María de los Ángeles Castro Pérez, investigadora principal del Laboratorio de Farmacología Molecular de receptores acoplados a proteínas G (GPCRs) del CIMUS.

OLYMPUS DIGITAL CAMERANombre y apellidos: María de los Ángeles Castro Pérez

Puesto y Grupo de investigación: Profesora Titular (Departamento de Farmacología de la Universidad de Santiago de Compostela) / Investigadora Principal del Laboratorio de Farmacología Molecular de receptores acoplados a proteínas G (GPCRs) del CIMUS.

Institución: Centro Singular de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (CIMUS) Campus Vida – USC

Marián Castro es Doctora en Farmacia, realizó su tesis en el Instituto Cajal (CSIC) y estancias postdoctorales en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB) (CSIC), el Instituto de Farmacología y Toxicología de la Universidad de Würzburg (Alemania) y el Simches Research Center (Massachusetts General Hospital and Harvard Medical School), Boston.

Autora de 23 publicaciones en el campo de la Farmacología Molecular de los receptores acoplados a proteínas G (GPCRs) en revistas internacionales, entre ellas algunas de alto impacto (Nature Biotechnology, Nature Chemical Biology, PNAS), con más de 550 citaciones en artículos y patentes. Participa en proyectos de investigación nacionales e internacionales, dos como investigadora principal, así como en contratos de colaboración con empresas farmacéuticas y biotechs. Miembro del comité de gestión de la red europea de investigación en farmacología molecular de GPCRs, COST Action: GLISTEN: GPCR-Ligand Interactions, Structures, and Transmembrane Signalling, financiada por el VII Programa Marco de la Unión Europea. Miembro de distintas sociedades y redes científicas nacionales e internacionales.

1. ¿Quién es para tí el científico más importante del siglo XX? ¿Porqué?

Diría Albert Einstein, que nos hizo entender nuestro mundo y el universo de otra manera. También admiro mucho el trabajo de Santiago Ramón y Cajal, que describió muchos de los tipos de neuronas y células gliales que conocemos actualmente, y lo hizo empleando microscopios que hoy apenas identificaríamos como tales. Más en mi área, destacaría a Robert Lefkowitz. Con sus trabajos con el receptor beta2-adrenérgico fue pionero e impulsor de los estudios en la farmacología molecular de los receptores tipo GPCR. Lefkowitz es el padre de una escuela de excelentes científicos, como su discípulo Brian Kobilka, con quien este año compartió el Premio Nobel de Química, pero también otros, como el español Federico Mayor Jr. o Martin Lohse en Alemania, en cuyo laboratorio tuve la oportunidad de realizar una productiva y enriquecedora estancia postdoctoral.

2. Un descubrimiento que cambió el mundo ¿Porqué?

Creo que el aislamiento de la penicilina, que además abrió la puerta a la búsqueda de otros antibióticos, pudo significar un cambio de esa naturaleza.

Siguiendo en el campo del fármaco, diría que los esfuerzos que se están dedicando hoy a investigar las bases genéticas de las enfermedades complejas y de la diferente susceptibilidad de los individuos a ellas, así como a la identificación y validación de nuevas dianas terapéuticas, van a significar cambios importantes en nuestra forma de entender la terapéutica y la variabilidad en la respuesta a fármacos entre la población, cuyo impacto veremos en un futuro próximo.

3. ¿Porqué decidiste ser investigador?

Pienso que realmente no fue una decisión como tal. Más bien, a medida que he ido introduciéndome en el mundo de la ciencia, me han surgido nuevos retos y preguntas que me han ido atrapando, y he seguido adentrándome por ese camino. Siempre me ha atraído el campo de la biomedicina, y tuve el privilegio de formarme de la mano de científicos excepcionales y trabajar codo con codo con investigadores muy destacados en esta área. Ellos ejercieron una influencia decisiva como mentores y colaboradores a lo largo de mi carrera.

Creo firmemente en la ciencia como motor de avance y mejora de la sociedad, de la que los científicos formamos parte. Me gustaría aportar mi granito de arena y que mi labor pudiese revertir de alguna forma en beneficio de todos.

4. ¿Cuál es tu línea de investigación más relevante? ¿Qué resultados esperáis obtener y qué impacto pueden tener en la sociedad?

Los GPCRs son la diana terapéutica a la que van dirigidos más del 40% de los fármacos actuales, y su potencial terapéutico aún no está totalmente explorado. Trabajamos con GPCRs relevantes en patología psiquiátricas complejas como la esquizofrenia o la depresión y en el dolor. Nos interesa conocer los patrones espacial y temporal de la señalización intracelular de estos receptores, que estudiamos empleando biosensores y técnicas de imagen biomolecular en células vivas, así como otros aspectos de su farmacología como alosterismo, oligomerización y la activación específica de algunas rutas de señales del receptor y no de otras por algunos agonistas. Estos aspectos determinan la diversidad y especificidad de la señalización de los receptores. Identificar nuevas formas de modularlos con fines terapéuticos ayuda a desarrollar mejores fármacos. En estos momentos estamos determinando in vitro algunos parámetros que pueden predecir la eficacia clínica de fármacos activos sobre GPCRs. Conocer esto nos ayudará a reducir el fracaso en las fases avanzadas de los largos y costosos proyectos de I + D de fármacos.

5. ¿En qué aspecto crees que el entorno Campus Vida favorece tu investigación?

Campus Vida es un entorno de interacción entre investigadores en áreas muy afines de la biomedicina, la química biológica, o el I + D de fármacos, pero también áreas a priori más distantes pero de cuya interacción pueden surgir avances y enfoques muy relevantes y novedosos, como la investigación en nuevos materiales o la física aplicada a problemas biomédicos. El Campus Vida, y el Centro Singular de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (CIMUS) donde trabajo, junto con el Instituto de Investigaciones Sanitarias de Santiago (IDIS) al que estoy adscrita, ofrecen a mi grupo excelentes oportunidades de intercambio científico, infraestructuras y apoyo a la transferencia de tecnología y a la colaboración con empresas. También es un entorno de formación privilegiado para mis doctorandos, a través de los másteres oficiales de la Universidad de Santiago de Compostela y con el apoyo de la Escuela de Doctorado Internacional.

Página web: http://www.usc.es/biofarma/en/personal/marian.htm

 

 Facebooktwitterlinkedinmailby feather

Comments are closed.