El Clínico junto con el Ramón y Cajal (Madrid), estudia las células de tumores en sangre

El Hospital Clínico de Santiago ha incorporado tecnología con la que estudia la evolución de cánceres según las células tumorales circundantes en la sangre. Esta investigación se lleva a cabo junto con el hospital Ramón y Cajal de Madrid cuyo objetivo es observar la evolución y controlar los tratamientos que se aplican.

Este estudio se basa en que en la sangre no tiene por qué haber células procedentes de tumores; las hay a causa de un cáncer. Tecnología validada por la FDA (agencia estatal americana), permite buscar estas células de forma automatizada. En el hospital madrileño se han obtenido buenos resultados en cánceres tan frecuentes como los de mama, colón-recto y próstata.

Alfredo Carrato, jefe de oncología del hospital Ramón y Cajal, afirma que el objetivo es «describir las características de un tumor, que cambian con el tiempo, pues no es igual cuando se diagnostica que unos meses o un año más tarde. Se analiza la sangre del paciente tras diagnosticarle, y se buscan las células tumorales».

Transcurridas unas semanas se realiza un nuevo análisis donde se identifican los cambios en las células tumorales para ajustar la dosis de fármacos: si las células tumorales disminuyen es efectivo y se mantiene; si aumentan, se para y se busca un tratamiento más adecuado. otro mejor. «Así se consigue mayor eficacia y se evita además la incomodidad y el riesgo de hacer biopsias repetidas. Se gana tiempo, pues ahora se conoce esa evolución por pruebas de imagen, como escáner o resonancia magnética 2 o 3 meses después de iniciado el tratamiento, para ver si el volumen del tumor inicial ha variado o no», agrega Carrato.

La investigación deberá superar recortes, pues hace falta material para realizarla y mantenerla. Carrato considera que con la colaboración entre Santiago y Madrid «se podrán tener resultados más sólidos».Facebooktwitterlinkedinmailby feather

Comments are closed.