El CIMUS a través de la USC, tramita ya dos patentes para combatir la obesidad

Los tres grupos de investigación del CIMUS que estudian la obesidad y están liderados por Carlos Dieguez, Miguel López y Rubén Nogueiras, colaboran en dos patentes que tramita la USC para buscar soluciones a esta epidemia.

La primera de las patentes que tramitan muestra cómo manipular el gen p53 en el cerebro lo que puede alterar la ingesta y el peso corporal en los roedores, la manipulación del gen para tratar de reducir el apetito.

La otra patente se basa en la proteína denominada Serpinal que al admisnistrarla en roedores disminuye la ingesta y la labor del grupo de investigación ha sido actuar a través de un receptor, denominado NUR77, para conseguirlo.

Ambas patentes van encaminadas a buscar la forma de crear una nueva molécula que mediante diferentes mecanismos pueda inhibir la ingesta o reducir el peso corporal. De esta forma, los resultados de estos trabajos podrán aprovecharse para idear fármacos y otras estrategias la combatan la obesidad, uno de los principales problemas de salud pública en la sociedad actual.

Los tres investigadores y el trabajo de los grupos que dirigen ya han sido reconocidos ha nivel internacional. Una investigación de Diéguez y López ha sido premiada como el mejor trabajo del 2011 en la revista Aging Cell, una de las 10 de más impacto internacional de la especialidad, por verificar en animales como la restricción calórica y el pasar un poco de hambre se relacionan con la aparición de menos tumores.

El trabajo con la ghrelina, hormona inductora del apetito, es su línea más clásica, desde su descubrimiento hace 13 años. Desde el CIMUS investigan mecanismos moleculares que median la acción de la ghrelina en el hipotálamo fundamentalmente, e identificamos nuevas moléculas que a través de dicha acción inducen el apetito.

Otra línea de investigación es la relación de las hormonas tiroideas y el metabolismo lipídico que se centra en disociar mecanismos que regulan ingesta y gasto energético permitiendo identificar vías moleculares para poder atacarlos de manera específica con ello se conseguimos en el laboratorio que animales que comen más pierdan peso, o que comiendo poco engorden. A través de fármacos o herramientas genéticas, específicamente para ingesta o gasto, se consigue modificar la masa corporal casi a voluntad.

Los efectos de la nicotina sobre la masa corporal, la acción tóxica de las grasa o la molécula BMP8B, importante para regular el balance energético y la masa corporal, que permite que los animales pierdan peso y carece de efectos tóxicos, son otros avances en los que participaron.

Y esto sólo son algunos ejemplos de los trabajos que están realizando estos grupos de investigación y el gran avance que están suponiendo los resultados obtenidos en este área.

 

 Facebooktwitterlinkedinmailby feather

Comments are closed.